vistas


M. RAMOS S.L. es una empresa burgalesa con 30 años de experiencia en el sector de la construcción, especializados en cubiertas de tejado y fachadas ligeras para naves industriales y agropecuarias, instalaciones deportivas y edificios de viviendas.

 

Ponemos a su alcance un equipo de profesionales con experiencia, que le asesorarán en la elección de los materiales más adecuados para su proyecto, de entre los múltiples productos y diferentes acabados. Nuestro objetivo es poder darle la mejor respuesta a sus necesidades.   Nos encargaremos de su montaje e instalación para que Usted se olvide de todo. Le proponemos además un plan de mantenimiento que alargará la vida útil de su cubierta o fachada.


Calidad
Compromiso

Cubiertas de tejado.

Fachadas ligeras, policarbonato, poliéster, claraboyas

Garantía
Innovación

Montaje, reparación y mantenimiento

Aislamiento e impermeabilización


Nuevas Instalaciones

NaveCon el único propósito de crecer y mejorar nuestros servicios nos hemos trasladado. La nueva sede de la empresa es una nave nueva, moderna y completamente reformada, que es además una exposición en sí misma de los materiales con los que trabajamos.

 

Estamos en:

 

Ctra. Logroño Km. 108

Poligono Industrial Villayuda

09007 Burgos


Que no le llegue el agua!Gotera

Protéjase del agua. Es mejor prevenir que curar y por eso te recomendamos preparar sus instalaciones para los meses de lluvias. Pregúntenos por nuestras limpiezas de cubierta, bajantes y canalones. Evite las goteras.

 

Claro que, si se le olvidó y las goteras han llegado, llámenos, podemos arreglarle el problema.

 

Un buen mantenimiento de sus instalaciones le ayudará a prevenir futuros problemas de humedades, goteras y atascos. Es recomendable hacer una limpieza de la cubierta y los sistemas de recogida y evacuación de aguas pluviales al menos una vez al año.   Las cubiertas son zonas de difícil acceso y visibilidad. Pero que no las veamos o no transitemos habitualmente por ellas, no debe hacernos olvidar que soportan temperaturas extremas en verano y en invierno, reciben golpes de aire, agua, granizo, nieve y en ellas se depositan restos de hojas de árboles y otros desperdicios que arrastra el viento.